Cómo mejorar la memoria con las fantasías sexuales

Sexplayate
-
04/04/2016
-
  • Cómo Mejorar La Memoria Con Las Fantasías Sexuales - Sexplayate - 1/1


La Universidad de Pavía, en Italia nos indica que las fantasías sexuales tales como tener sexo apasionado en la cocina o hacer el amor y dar o recibir placer en el avión no simplemente sirven para alimentar el deseo sexual, porque también ejercitan la memoria. Durante un orgasmo, las neuronas en el cerebro están más activas y usan más oxígeno y al llegar la sangre entran nutrientes. A veces fantaseamos con cosas que nos gustaría reproducir, pero no necesariamente lo llevamos a cabo. Seguro que a más de una mujer se le pasó por la mente estar en una fiesta, y disfrutar de la intimidad rodeada por falos, vergas, miembros y órganos viriles masculinos, bálanos, penes y glandes; si tenemos una fantasía, no necesariamente tenemos que llevarla a cabo. Al igual que le ocurre a una mujer con un hombre, el macho también puede soñar con ir a una fiesta invitado por una universitaria y sus amigas y estar rodeado de mamas, pechos, senos, bustos, pezones, tetas, vaginas, coños, culos, traseros, panderos, posaderas y nalgas. Fantasear resulta estimulante, aunque no tengamos pareja. La mayoría de las personas lo hacemos desde la pubertad, y continuamos haciéndolo el resto de nuestra vida; constantemente estamos viviendo actos eróticos o sexuales. Hay mujeres que fantasean con saber lo que sienten las prostitutas, rameras, cortesanas, meretrices, fulanas, furcias, pupilas, o putas. Vivir una aventura, episodio, incidente, hazaña, andanza, acontecimiento, circunstancia, hecho, evento, casualidad sexual, no necesariamente te lleva a obsesionarte con el sexo.